domingo, 4 de noviembre de 2012

Benedicto XVI ha tenido un leve amago de desvanecimiento

Al principio de su alocución, da la impresión de irse ligerísimamente hacia atrás (ver abajo el vídeo, en el segundo 14). Seguidamente levanta un poco la mano como para tranquilizar a las personas que tiene detrás, y sigue leyendo, pero se interrumpe como si hubiese perdido el hilo de la lectura y dice: "Disculpadme, hoy mis ojos no funcionan bien". Y continúa la lectura sin mayores problemas hasta el final. El pequeño gesto ha generado cierta preocupación dada la avanzada edad de Benedicto XVI, quien cumplió en abril 85 años, y la intensa agenda de las últimas semanas con el inicio del Año de la Fe y el Sínodo de la Nueva Evangelización.
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario