domingo, 24 de junio de 2012

EL PRESIDENTE DE CÁRITAS ARGENTINA Y OBISPO DE MERLO MORENO, FOTOGRAFIADO UNA POLEMICA


Renuncia obispo argentino retratado en la playa con una mujer.

 El obispo argentino Fernando Bargalló, quien había sido fotografiado en una playa de México con una mujer en situación afectuosa, presentó su renuncia ante el Vaticano en medio de un escándalo, informó este domingo la prensa local.

El dignatario (57 años), quien presentó su dimisión ante la Nunciatura Apostólica, la representación del Vaticano en Buenos Aires, estaba a cargo de la diócesis Merlo-Moreno (periferia oeste de Buenos Aires) desde mayo de 1997.

La AFP intentó confirmar la información, pero ni la Conferencia Episcopal Argentina ni el Obispado de Merlo-Moreno atendieron los llamados.

El escándalo se originó con una serie de fotografías que muestran al obispo en el mar abrazado con una mujer a quien él no identificó pero que se trataría de la empresaria conocida como Mariví Martínez Bo, de 56 años, según la prensa.

Las imágenes fueron difundidas por el canal de noticias América 24 de Buenos Aires y las redes sociales.

En un principio, Bargalló dijo que se trataba de una amiga de la infancia pero "finalmente el viernes aceptó el vínculo amoroso ante todos los sacerdotes de su diócesis e inmediatamente fue a la Nunciatura a elevar su renuncia al Papa", publicó el diario Clarín.

Ahora, el papa Benedicto XVI -que ya había sido informado sobre la situación- deberá decidir si acepta la renuncia de Bargalló.

El obispo estaba posicionado como uno de los posibles reemplazantes de Jorge Bergoglio en el Arzobispado de Buenos Aires.

Sobre Bargalló podría recaer un punto del derecho canónico que dispone el alejamiento de su tarea como pastor al frente de una diócesis "por enfermedad o causa grave", según fuentes eclesiásticas citadas por la prensa.

El obispo había sido electo por dos períodos consecutivos como presidente de la entidad solidaria Cáritas Argentina, donde cumplió funciones hasta noviembre de 2011.
video
La promocionada "novela" que se escribió esta semana a partir de la difusión de fotos de un obispo y una mujer en una playa de México en situaciones afectuosas llegó ayer a su fin. 

Monseñor Fernando Bargalló -el gran protagonista- admitió ante todos los sacerdotes de su diócesis, Merlo-Moreno, a quienes convocó especialmente, el romance con la mujer y les comunicó su decisión de renunciar a su cargo. Luego, raudo, Bargalló partió hacia la Nunciatura Apostólica (embajada del Vaticano) en esta Capital con la renuncia en su bolsillo.

Atrás quedaban días agitados después de que el martes un canal de noticias puso en el aire unas fotos donde Bargalló, entre otras imágenes, aparecía abrazado con una mujer en el mar, junto a un hotel de Puerto Vallarta. Las fotos, que llegaron anónimamente al canal, fueron inicialmente desconocidas por el obispo. Pero horas después reconoció su autenticidad, si bien negó que se tratara de un romance. "Es una amiga de la infancia", dijo, y agregó que las "ambiguas" fotos "se explican en el marco de una larga amistad". 

En medio de un gran revuelo en la Iglesia, Bargalló -un obispo muy respetado, presidente de Cáritas hasta el año pasado y actual titular de esa entidad a nivel de América Latina- concurrió al día siguiente a ver al Nuncio, monseñor Emil Paul Tscherrig, representante del Papa, a explicar su situación, ya que sólo un pontífice tiene potestad para decidir sobre el futuro de un obispo. Allí, según trascendió, Bargalló se habría defendido con uñas y dientes y atribuido la difusión de las imágenes a una operación política para perjudicarlo.

El Nuncio decidió encarar una investigación para contar con más datos, en línea con las máximas jerarquías de la Iglesia en el país. Paralelamente, el jueves, un diario publico un artículo con todos los presuntos detalles del viaje a México del obispo y la mujer, ocurrido en enero de 2011, iniciado supuestamente en aviones diferentes, con escala inicial en Miami y un recorrido por varias playas mexicanas. Además, revelaba la identidad de su pareja: María de las Victoria Martínez Bo, una empresaria gastronómica, oriunda de San Isidro. 

Por su minuciosidad, estos detalles abonaron la hipótesis de una venganza de un poderoso, pero su autoría entró en la categoría de los grandes enigmas. Se habló de que Bargalló tiene una mala relación con el controvertido intendente de Merlo, Raúl Othacehé, lo cual no prueba nada. E incluso se recordó un cruce verbal con Cristina Kirchner en 2008, pero fuentes de la Casa Rosada y de Cáritas destacaron que siempre existió una "respetuosa" relación.
Ahora resta la aceptación de su dimisión y la designación de su reemplazante por parte del Papa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario